Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, al continuar navegando consideramos que aceptas su instalación. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

You are using an outdated browser

In order to deliver the greatest experience to our visitors we use cutting edge web development techniques that require a modern browser. To view this page please use Google Chrome, Mozilla Firefox or Internet Explorer 11 or greater

En Saunier Duval queremos cuidar de usted

Llevamos muchos años dedicados a cuidar de las personas, de sus calderas y del calor de su hogar. Sabemos que lo más importante para un buen mantenimiento es la actividad constante. Súmese a nuestro reto, queremos cuidar de usted.

Spinning, la “bicicleta estática” resurge de sus cenizas

De un tiempo a esta parte, cada vez más gente se junta en gimnasios para cabalgar en grupo sobre bicicletas estáticas, al ritmo de música estridente y aparentemente hasta la extenuación. Esa es al menos la impresión que deja el espectáculo en un observador externo. Sin embargo, quienes la han probado hablan maravillas de esta nueva disciplina. ¿En qué consiste y cuáles son los beneficios de esta fiebre por la bicicleta estática?

Todos hemos tenido por casa una bicicleta estática que alguien, alguna vez, compró con gran ilusión, pero que enseguida se convirtió en un perchero carísimo. Durante años, “la estática” fue el artilugio que todo el mundo adquiría (por estas fechas, además) porque había decidido “ponerse en serio”. Pero, generalmente, el pobre aparato terminaba su existencia junto a un contenedor, cuando su aspecto anticuado no permitía conservarlo ni para guardar las apariencias. Pobre bicicleta estática, que en paz descanse… ¿O no?

Pues, al parecer, no.

Resulta que, cuando ya la dábamos por muerta, “la estática” ha vuelto con más fuerza que nunca. Como si fuera el ave Fenix de los aparatos de fitness, ha resurgido para tomar los gimnasios por asalto; y no de dos en dos en dos unidades, como ocurre con el hergómetro (que es la máquina esa de remar), sino a lo grande, ¡por decenas! ¿Qué ha ocurrido? ¿Cómo es posible que la gente pague ahora por algo que ha tenido toda la vida al alcance de la mano, sepultado bajo una docena de abrigos?

Una nueva forma de hacer las cosas

Parece ser que lo único que hacía falta era “repensar” el concepto. En primer lugar, ese horrendo aparato que estuvo ocupando espacio en tu casa no se parece en nada a uno de estos flamantes ingenios. En estos, uno no puede dar pedales mientras lee una revista o mira la televisión, la postura no lo permite. Este es un aparato pensado para hacer ejercicio (ahora sí) “en serio”. Así que no te atormentes si te deshiciste de mala manera de tu estática; hoy en día seguiría siendo igual de inútil que entonces.

Además del diseño, otro gran revulsivo para la estática ha sido la eclosión de la era de la vida activa. “Machacarse” está de moda y si la bicicleta de verdad, la de dos ruedas, vive su época dorada, era de esperar que su hermana la inmóvil también fuera a beneficiarse de alguna manera del éxito de aquella.

Pero, seguramente, el elemento que más ha revitalizado la bicicleta estática ha sido la reformulación de su uso. Ya no es un deporte que se practique en casa cuando a uno le venga bien. Ahora es una disciplina de grupo, con sus horarios, sus normas y sus tarifas. Y lo que es más importante, ahora hay un señor o señora que te “motiva” dándote pautas y pinchando una música atronadora que llaman “motivacional”.

Ah, y también le han puesto nombre, claro: Spinning o Ciclismo Indoor.

Los beneficios

Todo lo anterior está muy bien pero ¿funciona? ¿O se trata simplemente de recuperar la estática como homenaje nostálgico, igual que hemos hecho con las películas, consolas y, en general cualquier cosa que tuviéramos por casa en los ochenta?

Realmente, en contra de lo que podamos pensar, el spinning no es una moda novedosa, sino una disciplina con treinta años de historia. Fue ideada por el ciclista sudafricano John Goldberg a finales de los años 80 y desde entonces ha ido ganando adeptos poco a poco hasta eclosionar en la última década, que es cuando se ha dado a conocer en nuestro país. Así que parece que se trata de algo bastante asentado, al menos fuera de nuestras fronteras. Y si esto es así, es porque funciona. Es más, entre todos los ejercicios que puedes compatibilizar con la rutina diaria, hay pocos que vayan a hacerte sudar tanto. La lista de beneficios del spinning sobre la salud es bastante extensa.

En primer lugar, quema muchas calorías, una ventaja especialmente interesante en estas fechas en las que nuestra cintura nos recuerda que hemos sido malos. ¿Cuantas? Bueno, eso dependerá de la intensidad con la que lo practiques, claro, pero en general se puede decir que está entre los ejercicios de “cardio” más efectivos.

Hablando de “cardio”, como todos los ejercicios de esfuerzo prolongado, el spinning fortalece el corazón, pudiendo hacer incluso que reduzcas tus pulsaciones en reposo. Puede que eso no te diga gran cosa, pero a la postre supone que tendrás más fuerza y te cansarás menos. Y no nos referimos a ese cansancio satisfactorio que se produce después de una buena sesión de ejercicio intenso, sino a ese otro agotamiento físico y mental que solo la rutina diaria es capaz de producir y que te deja hecho polvo al final del día.

Pero atención, porque aunque sea un ejercicio de “cardio”, resulta que los beneficios del spinning no se limitan al nivel aeróbico. De hecho, el ciclismo indoor es un gran tonificador muscular y no sólo para las piernas, como cabría esperar. Y es que la idea no consiste simplemente en pedalear hasta que suene la campana y toque irse a la ducha; una buena sesión de spinning está llena de cambios de ritmo y de postura, de sprints de pie y períodos de recuperación sentado, de relajación y de euforia, todo ello aderezado con una música que parece incompatible con cualquier otra actividad humana, pero que aquí, misteriosamente, te incita a ir más allá, te hace “venirte arriba”. Y sorprendentemente, en mitad de ese trance, de pronto te encuentras moviendo no solo las piernas, sino todo el cuerpo. Vale, las mejoras (y las agujetas, si es tu primera sesión) son apreciables especialmente en piernas y glúteos, sí, pero también en la faja abdominal, espalda y brazos. Es importante, eso sí, practicarlo manteniendo la postura correcta, porque tanto contoneo, mal llevado, también puede dar lugar a lesiones.

Por último y no menos importante, están los beneficios psicológicos. Como cualquier deporte de intensidad, el spinning contribuye a liberar gran cantidad de endorfinas, que son las hormonas responsables de que, paradójicamente, te sientas tan satisfecho cuando tu cuerpo maltratado clama por un descanso. Como el organismo libera más de estas “hormonas de la felicidad” cuanto mayor sea el estrés físico (voluntario) al que lo sometamos, ejercicios como el spinning, que pueden llegar a ser muy intensos, producen, a la postre, una sensación de placer que acaba enganchando.

¿Quién puede practicarlo?

Es posible que, si no has practicado spinning en tu vida y esta es la primera vez que lees sobre él, te hayas formado una idea errónea de esta actividad. Culpa nuestra. Lo cierto es que el ciclismo indoor no tiene por qué ser una actividad agotadora y frenética propia de vigoréxicos desquiciados, por más que la hayamos descrito así en algunos pasajes del punto anterior. De hecho, se trata de una disciplina fácilmente adaptable al nivel del grupo, pudiendo practicarse tanto a intensidad media como a muy alto nivel. Todo depende del grupo y de la planificación de la clase que haga el monitor, así que lo mejor es informarse bien e inscribirse en un grupo acorde a nuestras capacidades y experiencia.

Por otra parte, el spinning está considerado un deporte de bajo impacto, lo que significa que es muy poco lesivo. Así pues, puede ser practicado por personas a la que las lesiones les han apartado de otros deportes. De hecho, no son pocos los que acaban practicando spinning después de que alguna lesión articular les haya apartado del running, otro de los grandes pilares del estilo de vida activo.

Por lo demás, no hace falta gran cosa para practicar spinning. Como hemos dicho, en principio es un deporte de grupo, así que la bicicleta, obviamente, viene incluida en el precio del curso (si no es así, sigue preguntando por ahí). Lo único que debes aportar tú son tu propia ropa y calzado de deporte, así como una buena dosis de motivación. Bien es cierto que, si quieres sacar el máximo partido de tus sesiones, lo ideal es que te hagas con unas zapatillas con calas y con un pulsómetro decente, pero como decimos, no son requisitos imprescindibles.

No queda ya sino probarlo y decidir por nosotros mismos si la bicicleta estática tenía derecho de apelación. Si no te gusta, al menos esta vez no tendrás que cargar con la bicicleta hasta el contenedor más próximo…



Síganos

Active su garantía

Active su Garantía y solicite la puesta en marcha de su equipo.

Más información

Condiciones de Garantía de los productos Saunier Duval

Más información

Documentación de productos

Descargue todos los documentos relacionados con nuestros productos.

Más información

Preguntas frecuentes sobre nuestro producto MiGo

Le resolvemos las principales dudas que pueda tener sobre su nuevo termostato WiFi MiGo.

Más información


Localice su Servicio Técnico Oficial
Localizar
Su Servicio Técnico Oficial es: